0

Sobre la cámara

La ́Cámara de Comercio e Industria India en España` se basa en la pericia de sus fundadores, los abogados Jorge Navarro y Jaideep Nanwani, quienes han colaborado entre sí desde 2007 en asuntos relacionados con España y la India.

La Cámara pretende ser un puente para facilitar los negocios entre España e India, sirviendo de foco y catalizador de las inversiones indias en nuestro país; así como el vehículo idóneo para influir en las políticas comerciales y canalizar las preocupaciones de la comunidad empresarial, proporcionando una excelente plataforma para sus miembros registrados en orden a identificar oportunidades de negocio y abordar con plenas garantías -y la necesaria seguridad jurídica- el complejo mercado indio.

Integrada, entre otros, por abogados, economistas y consultores internacionales, proactivos en aportar soluciones y que desarrollan su labor al más alto nivel de credibilidad profesional; en sus oficinas de Barcelona y delegaciones de Mumbai y Nueva Delhi, y dirigida por los letrados Jorge Navarro y Jai Nanwani.

Jorge Navarro
Jorge Navarro
Jorge Navarro

Abogado

Jai Nanwani
Jai Nanwani
Jai Nanwani

Abogado

Oportunidades

Con una población de más de 1.350 millones (cerca de 240 millones de las cuales de clase media), son obvias las oportunidades de negocio para aquellas empresas que ofrezcan bienes y servicios -así como inversiones- destinados a atender la creciente demanda de consumo interno de la India ya que todas las necesidades están por crearse y prácticamente todos los mercados están en expansión.

Pero India es también algo más para las empresas: es una inmejorable oportunidad de la supervivencia que está comprometida en el mercado nacional por razones derivadas de la rápida evolución del mercado, fuerte competencia y cargas fiscales y laborales; un país al que podemos trasladar nuestras ventajas tecnológicas, aprovechando las ventajas competitivas que nos ofrece en cuanto a costes de personal y sobre todo de producción.

La India empero, no es un mercado para una aproximación oportunista, con objetivos a corto plazo y esperando obtener beneficios rápidos, y ello pesar de que en 2018 la política del gobierno indio ha aupado a dicho país al puesto 100º de la clasificación Doing Business, que elabora anualmente el Banco Mundial, desde el puesto 130º que ocupaba en el 2017. India continúa siendo un país complejo para realizar negocios; siendo preciso abordar la entrada de forma planificada y con objetivos a medio y largo plazo es decir, con una entrada progresiva en el mercado.

Así pues, y salvo casos específicos, es recomendable entrar en el mercado de la mano de un distribuidor local, y conforme se vayan conociendo las peculiaridades del país y del sector, ir incrementando los riesgos y las inversiones. Sin embargo, ello no puede obviar la precaución de contar con una clara y completa cobertura legal ante la compleja burocracia india y que evite malentendidos entre los socios. Contar con asesores legales especializados es por tanto, un elemento imprescindible a tener en cuenta.

Facebook
Twitter
LinkedIn